J’accuse…!

por Antonio

   En enero de 1898, el primer intelectual arroja en la boca abierta de Francia un puñado de cayena molida. Otro traidor que así paga al Estado que invirtió en su instrucción.

Anuncios