Doble secreto

por Antonio

   Sí, se lo llevó con él a la tumba. Y los torturadores y los verdugos, con un palmo de narices general: ignorarían para siempre por qué resistió los más crueles tormentos; por qué prefirió la muerte antes que revelarles la composición de aquella pócima que proporcionaba la inmortalidad.

Anuncios