Compraventa

por Antonio

   Tras varios fracasos existenciales, perdió la ilusión. No sabía qué hacer con su vida. Un día pensó: ¿y por qué no ponerla a la venta? Estaba seminueva, alguien podría aprovecharla, y un dinerito siempre viene bien. Un millonario previsor, que ya tenía almacenadas tres o cuatro, se la compró.

Anuncios