Fraude

por Antonio

   Con tanto desempleo, resultaba facilísimo encontrar hombres y mujeres que se prestaran. Les tatuaban en el cogote un número de serie y el sello de la marca, y los vendían como androides último modelo, para todo tipo de tareas domésticas. Salió mal: a todos los devolvían en pocos días.

Anuncios