El genio

por Antonio

   Llevaba muchos años trabajando cuando se le ocurrió:

    —¿Esos deseos que formulan mis clientes serán sus auténticos deseos? ¿No tendrán otros, ocultos, que no se atreven a expresar? A partir de ahora sondearé sus mentes, y les concederé lo que anhelan de verdad.

   Probó tres veces y desistió.

Anuncios