Pregénesis

por Antonio

   —Adelante, Lucifer. ¿Qué se te ofrece?

   —Pues verás…. es que me siento un poco solo últimamente ¿No podrías hacerme un huequecito en la Trinidad?

   —Qué cosas tienes.

   —¿Sin figurar en nómina? Una cosa así como D’Artagnan y los Mosqueteros, una especie de ente libre asociado. Aunque fuera a tiempo parcial.

   —Bueno, bueno… Me pillas hoy misericordioso. Veré qué puedo hacer. A ver qué dicen los otros. El Hijo es cosa mía. Tú intenta trabajarte al Espíritu. Con mucho tacto, que es muy delicado. Bueno, tacto…, en fin, tú me entiendes.

   —Okey. Seguiré tu consejo. Muchas gracias.

   —A ver si sientas la cabeza… Y vete preparando, que la semana que viene empezamos con la Creación.

   —Lo haré. Adiós, si cabe.

Anuncios