Inspiración artificial

por Antonio

   Tras múltiples fracasos dolorosos, el aprendiz no se arredra y persevera hasta que consigue unas hermosas plantas de cáñamo, cuyos vástagos se desarrollan en forma de bellos nudos retorcidos, muy ornamentales pero tan intrincados que no hay quien los desenlace, y pronto perecen estranguladas de forma poco natural.

Anuncios