Un pedazo de ley

por Antonio

   En aquel país maravilloso, el gobierno progresista descubrió la fórmula mágica para que los trabajadores se sintieran más jóvenes. Sí, todos de golpe. Sin elixires ni leches. De este modo expresaban algunos su satisfacción:

   —Cojonudo, ahora me queda más tiempo que el año pasado para jubilarme.

Anuncios