Nostalgia del ciego

por Antonio

   En el patio jugaban los niños hasta bien tarde. Las niñas cantaban a veces. Yo dejaba la ventana abierta porque me gustaba mucho oírlos. Pero encontraron jeringuillas y los padres ya no los dejan estar ahí. Ahora ya sólo se oye el canto de algún pájaro solitario.

Anuncios